music is life♥

sábado, 22 de noviembre de 2014

XI

Decir adios es despertar
a un mundo sin tus besos
a un dia sin tu risa
a una tarde sin peleas
a una noche sin tu aliento

Decir adios es salir
de este frio invierno 
de una puta vez
de esas lagrimas caidas cada tanto en el colchon
de ese sueño que recuerda lo bien que me hacias
y no supe aprovechar

Decir adios es olvidar
la terminación de tus frases iniciadas en tu boca
terminadas en la mia
tu camisa (tu favorita) mi favorita
los auriculares siempre encendidos rodeando tu cuello
tu olor a cigarrillo
las marcas en tus brazos
la puta esquina
las miles disculpas
pronunciadas hace tiempo

Decir adios es creer
que ya te fuiste pero siempre estas
que fuimos mucho y nada a la vez
que aunque ya no seamos siempre seremos

Decirte adios es despertar




nuevos comienzos de mi nuevo yo






viernes, 26 de septiembre de 2014

X

Lo que pasa es que no das mas. Más es menos te decía tu profesora.A no, era al revès... Así te conformas con lo simple, lo pequeño, lo grande. Y todo es relativo. Si es cielo es gris es porque lo estoy viendo mal. Porque siempre preferiste el olor a nafta y no el del sahumerio. El carnaval lo tenes adentro y asi lo sacas afuera. Compartir no significa prestar significa arrancarte algo tuyo y darselo a alguien por tiempo indefinido. Los susurros se vuelven palabras cuando llevan sentimiento a cuestas. La ilusion es un monstruo hermoso y feo que te revuelve el estomago, te hace reir y muchas veces llorar. Buscarse para encontrarse, para encontrar  a otro, para encontrarte. El día que quiera cerrar los ojos al mundo ya estarè muerto.Soñar no cuesta nada mas que la vida misma. Si te sentís solo nada mas acordate que tenes 262800 horas al año (masomenos) para encontrarte con alguien que tambièn este perdido, para areglar el error cometido para reirte o comprarte pañuelos. Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.Arrinconame el alma para que su unico destino sea llegar a la tuya. Y si la tuya no me quiere, libre sere para encontrarme con la mia de nuevo.
 Y que te quede claro, las personas brillan en su ausencia



Nuevos comienzos de mi nuevo yo

martes, 16 de septiembre de 2014

IX

Que no es el tiempo. No es el. No es ella. Es esa maldita casualidad. Y ese mambo de explicaciones regeneradas para nada en tu cabeza. Absolutamente nada. Sos vos. Sos ese pozo en el que te caíste. Y el tiempo no existe, no cura, no da ni quita. El tiempo no trastorna, vos te trastornas solo. Te trastorna ese pozo y miles. Miles en los que caíste y en los que vas a caer, o quizás no. Que fue lindo todo, hasta que ya no. Y si no es él será otro tal vez. Requerís de cierta paciencia, voluntad de seguimiento. Estás hecho para cosas grandes te decía el Fideo. Porque el tiempo no existe. El tiempo es arena que cae. Y vos lo moldeas lo haces rápido lo haces lento. Vos te hacés con el. Y no fue él no fue ella, fue el nosotros, ese inconfundible nosotros que existió intangible a la espera de ser escrito. Y ya se que todo se terminó. Y el tiempo vuela no me espera, y yo me lo tomo sin querer a mi modo a mis ganas con un vodka barato. El tiempo sos vos, vos sos el tiempo, sos ese pozo, y esa caida repetida mil veces, sos él, sos ella, juntos, sos ese que eras y ese que sos, sos el tiempo que nada lo cura y nada lo puede sos espera de algo mejor, de volver la cinta, sos esperanza a la espera de ser disuelta o reconstruida.



Nuevos comienzos de mi nuevo yo.



miércoles, 23 de julio de 2014

VIII

Recorro las calles de mi vida. Me topo con gente. La gente se topa conmigo. Algunos son simpáticos. A otros me los fumo igual, que hacerle. Se ríen de mi locura. Yo me río de toda la que les falta. Me cantan canciones tristes, si pinta la ocasión lloro y bebo con ellos. Sino me voy para otros puertos. Donde conozco más gente. Algunos me alientan a seguir, otros me tumban al vacío. A esos últimos los descarto. Sigo mi camino, cada vez más elevado. Ni veo un ápice de cúspide. Sigo igual. Conozco a uno. Me charla sus teorías al oído. Me encanta. Me gusta. A él yo no. Fin. Sigo recorrido un poco mas triste y cansada. Encuentro a otro que despliega sinceridad. Me encanta. Me gusta. El juega otro juego. Fin. Los pies ya me duelen un poco, sigo más triste pero las ilusiones allá arriba. Conozco a uno más. Está loco, es complicado. Me encanta. Me gusta. Me manda a volar. Fin. Me queda mucho por recorrer. Un poco harta sigo pateando (ilusiones muertas). Alguien se topa en mi camino. Lo miro . Me mira. Nos miramos (por la pantalla). Lo conozco. Me conoce. Que loca que estas! Dice. Que loco que estás! Digo. Te quiero. Yo también. Nos queremos.Te odio. Y yo más. Derrapamos. Hoy, mañana y pasado también. Me encanta. Me gusta. Le encanto. Le gusto. Después ya no. Después si. Que hacerle. Me frené en esta estación.El recorrido tiene mil vueltas donde nunca hubo un comienzo y parece no tener fin...

Que hacerle. Si esta loco y yo también.


nuevos comienzos de mi nuevo yo

jueves, 17 de julio de 2014

VII

Busca a Mery anda animate, dale de beber de esa agua que tienes allí en algún rincón de tu escritorio.hazle una que otra rasta y teñila de rubio así se parece más a vos... Hazla escuchar ZG y enseñale lo feo que es el alcohol y lo buena que es la droga. Cuentale lo bueno que según vos es Hitler y de como "somos todos iguales". Mirense una de terror mientras comen porquerias de royal, de esas que tanto te encantan. Despues hacela pasear por Oroño coman helado de chocolate con nuez y charlen con los trapitos de los poco y nada que te interesa el futbol. Explícale que una vez quisiste aprender a andar en skate pero en el proceso abandonaste porque tenés la maldita costumbre de resignarte a lo nuevo poco después de haberlo iniciado (enseñale a hacer lo contrario). Decile que una vez te metiste a donde cocinan las hamburguesas de Mc pensando que era el baño, que una vez hiciste una apuesta con un amigo que jamas cumpliste ni pensas cumplir, contale que a ese mismo lo viste comiendose una cucaracha. Presentale a tu abuelo,ese que todos en la familia tienen por hijo de puta pero al que vos adorás, y en parte y no del todo (al menos eso creo) porque te regaló una casa; vallan a esa casa y ahi hablen mas de vos contale todo lo que me contaste...Contale de lo mal que te llevas con tus viejos, de como te apagás los cigarrillos en los brazos, y de como muchas veces te sentiste y te sentís solo. Contale que hace poco conociste a una rubia no rubia, por internet, una locura; y que aún ella no sabe que le viste,que es medio mugrienta,y se peina poco, que te pide que dejes de fumar y algunas veces le das la razón y otras no, que una vez durmió en tu casa y que fue la mejor noche de su vida;que vive para romperte los huevos, que te quiere y vos la querés,que aveces se quieren y otras veces se odian. Todo depende de la ocasión, de tu humor, de su cableado. Contale que te vuelve loco y vos a ella. Contale que una vez todo se fue al caño. No por tu culpa. Por culpa de ella. Contale que aún después todo volvió a ser como antes. O casi. Contale sacate la maña de encima, las ganas de mandar todo a la mierda, tu puto negativismo, las ilusiones muertas que hace tanto llevás en la espalda. Acepta sus disculpas por una única y puta vez. Creele, querela, odiala pero nunca la dejes. ¿Por que sabes que? a ustedes los une mas que un par de "te quiero" estúpidos y sin sentido. Porque ustedes ya se habían conocido desde antes de conocerse.

Odiame pero nunca desaparezcas



Nuevos comienzos de mi nuevo yo

miércoles, 21 de mayo de 2014

VI

Cósele las heridas. Ella dice que esta triste. Triste de ser tan "ella" y de que ellos sean tan "ellos" de no quererla a ella tan "ella". Besale la frente, los labios, las manos retorcidas de tanta ansiedad maldita. Se equivocó. El demonio la sacó a pasear. Le dijo que sí. Que tonta, que triste, que desesperanza. Si es que ella cree que el mundo se viene abajo en dos minutos. Ve el árbol tambalearse y se queda viendo (mientras todos se escapan), se rie y llora porque sabe de ante mano que este se va a caer. Que triste que tonta, que desesperanza... le gustan las verdades con sabor a mentira y las mentiras con sabor a verdad. Le encanta la dulzura de lo obtenido pero a punto de perderse, le encantas vos.  Buscala a las 12 y media cuando el sol la encuentra con su sonrisa anaranjada jugando pegada al vidrio del comedor... Y se le cierra la garganta, ya no puede cantar,que triste que tonta, que desesperanza... pero cántale una vez más, que ella se muere sin tu canción.
 (y si te da el filo, toda la vida)


Nuevos comienzos de mi nuevo yo



martes, 8 de abril de 2014

V

¿Conocen a esas que tropiezan dos veces con la misma piedra? Bueno, yo soy de las que se tropiezan otras cuatro y aún así lo siguen intentando. Es que parece que no me cabe en la cabeza, que, bueno sí, eso. Ya estoy harta. Pero la gente que me conoce y me escucha sin escuchar parece no entender que el "ya estoy harta" no aplica a ese puto x. Aplica solamente a mí, me refiero a que el " ya estoy harta" significa lo harta que estoy de mí misma, harta de ser yo, tan idiota. ¿Por qué no soy como la gente a la que llaman normal y dejo de intentarlo una y otra vez cuando ya fracasé dos? La pregunta gira en mi cabeza, y da vueltas infinitas esperando ser respondida y eso no va a suceder. Porque que suceda implica cambio, y yo odio el cambio.
3 es el número, 3 es el número de horas, mi infinito personal que me permite destruirlo todo, todo lo que todavía no fue construído, y a mí misma. A mi imagen, a mi plan, a mi moral, a mi todo. 3. Mi número favorito. Me carcome pensar que pensará el x, seguramente el x se disfrazó de z para que no lo encuentre, porque si antes no quería verme, ahora ni en figuritas. Acá el problema mayor que me remuerde la conciencia no es el x, ni ellos, los otros que intentaron ayudarme (sin lograrlo), acá el único problema soy yo y el maldito número 3. Y no pienso en cambiar, porque que lo piense implica duda, y duda implica cambio, y yo, odio el cambio, y a el 3. El 3, y sus flasheadas que dice con convicción y sus ojos y se lo dijimos: mi yo maldito y mi 3 infinito.



                                                       Nuevos comienzos de mi nuevo yo.

domingo, 6 de abril de 2014

IV

Que sonrisa de gato te traías, esa malicia escondida entre dientes  dispuesta a atacar al primer inocente que se tope en su camino. Y te combinaba tanto con esos ojos cerrados, cerrados al dolor y a la tristeza, sufrimientos vagos que sufrimos los mortales como yo. A no! vos sos de otra raza, esa raza casi extinguida entre tanto mundo de gente preocupada por cosas estúpidas, vos sos de esa raza dispuesta a demostrar que el que ríe último ríe siempre y miles mejor. Es que a vos no te importa romperte la cabeza contra la pared, te reís igual, eras tan lindo. Esos muy cortos momentos de verte reir me llenaron el alma, de tanta inocencia falsa que hace tanto perdí. Parecías de otro mundo y me dieron ganas de pedirte que me llevaras a conocerlo, así quizás podría intentar recuperar lo que era y dejé de ser por estar entre tanta gente estúpida. Es que verte así, vestido de tantas ganas de vivir me alegraron los sentidos, me volvieron a vivir a mí. Siempre buscando algo por lo que entusiasmarme y esa vez vos sólo lo hiciste sin darte cuenta querido. Que locura. Que tontería. Hasta siento que todavía entre tanta gente estúpida aún queda esperanza para mí. 

-Y la hay- dijo Renata


Nuevos comienzos de mi nuevo yo.

sábado, 15 de marzo de 2014

III

Es que ellos no comprenden mis ganas de vivir...se la pasan haciéndose preguntas cómo qué estará haciendo el otro cuando a ellos se les escapa la vida por la ventana del tiempo, sin susurrarles al oído siquiera. Compiten por llegar primero en una carrera que no tiene meta ni salida, pero que está llena de piedras esperando a rasparles las rodillas una, dos, tres veces hasta que aprendan, hasta que te des cuenta de que caer mil veces sirve de algo. Y no te miento. Yo llevo en ese juego hace tiempo y aún no me canso de rasparme las rodillas. Lo mio hasta parece masoquismo puramente natural, lo llevo a flor de piel. Me ciega ser tan estúpida a veces, y ahí caigo en la cuenta de que lo que me parecía estúpido no sólo era una estupidés fenomenal si no, parte de mi personalidad sin arreglo. Una falla inconciente de mi persona. Involuntaria de mis sentidos de ser humano. Y sí, me estoy volviendo loca.¿ Y quién no? Cuántas veces te levantaste preguntándote que carajo es lo que estas buscando, cuando sabes que ni puta idea es lo que querés y vos lo perseguís igual hasta el final de los tiempos. El control de mandos ya se oxidó pero vos seguís a toda marcha, sin límites, sin discusión. Te estás volviendo loco, y perdón si me equivoco, quizás somos de mundos diferentes, quizás vos tampoco comprendés mis ganas de vivir.



Nuevos comienzos de mi nuevo yo.

lunes, 10 de marzo de 2014

II

Por el brillo de esperanza que aún quedaba en su mirada se dejo ser...Ya no le faltaban vías de escape al menos no de las viejas mal usadas de su repertorio. Aún le sobraban miles de formas de voltearse y con ella voltear al mundo. A esa gente que la entornaba, a lo cotidiano a lo repetido pero aún así cambiable. La curva de sus labios todavía le permitía sonreír al reflejo en el espejo, a las cosas vanas y cotidianas de la vida, a esos detalles, a esas malditas arrugas que se te hacen al reírte tanto de las cosas locas que según vos, yo digo. Reírse de ella, reírse de todos, de ellos, del mundo. Reírse. Ese era el motivo de tanta búsqueda barata por las calles del patético y hermoso Rosario. A veces se creía así, patética. Y se odiaba por creerse, después. Luego renacía y volvía a mirar esos ojos verdes, ese infantilísmo bien actuado de persona que parece haber vivido mucho pero no a vivido un carajo. Quería hacerle vivir con ella, para ella y para él, para ese "nosotros" que aún no existe. Y dije aún. La esperanza es un sentimiento contradictorio, te lleva a creerte feliz, a actuarte como un mono de platillos para vos mismo y después te destruye y duele, duele mucho pero duele tanto que te encanta porque ahí te das cuenta de que no sos un puto mono de platillos, y que el dolor era mucho, pero no era para tanto. Y que estás vivo, más vivo que nunca. Y ahí te volvés al hueco negro de su boca entreabierta cansado de pretender divertirse cuando no hace mas que aburrirse de su torpe y vaga existencia. Pensando que quizás las ganas de vivir se las llevó el viento hace rato y que ese viento es un bumerán que como vos se las traerías de vuelta para alegrarle el alma. Y ahí viene la ilusión. La puta ilusión. Esa que te creás vos cuando estás harta de no sentir nada por nadie porque cuando lo sentís por alguien jamás funciona. Y no sabes por qué. Y la duda no te carcome el alma, porque lo que te la carcome es esa puta ilusión que nació de valla a saber donde, esa que se alimenta de pensamientos estúpidos pintados en tu cabeza llena de pajaritos de colores y paredes manchadas de tanta sangre derramada en cosas inútiles y sin sentido. Esa puta ilusión que después de tanto parece seguir vivita y coleando pero que cada tanto se va con la cola entre las patas [aunque con mucho orgullo de sobra].




nuevos comienzos de mi nuevo yo

viernes, 28 de febrero de 2014

I

La tenia agarrada a la cintura. Como era su nombre. La tenía agarrada a la cintura. No lo sabía. La apegó a sí. Se sintió presa pero libre. Que estaba haciendo. La apegó aún más. No lo sabía pero le gustaba. No el chico, la sensación de estar en todo y en nada al mismo tiempo. Ahí fue cuando se abrió el silencio a sus labios. Todo y nada al mismo tiempo...que alegría pero que tristeza. Nunca despacio, siempre rápido. Con furor de vivir, sobrevivir a la nada desesperante. La mordió hasta donde le alcanzo el aliento. Ella quería ahogarse en ese momento para no tener que recordar que ella ya había cambiado. Ya no le daba miedo defraudarlo. No a ese estúpido, a otro estúpido más. Ya no lo pensaba dos veces, y de nada se arrepentía. De pronto se asustó en lo que poco a poco se iva convirtiendo. En lo que poco a poco venía dejando en el camino. Es interesante como cambia uno. Como a uno lo cambia la vida. Los acontecimientos, las casualidades, el destino valla uno a saber. Las personas buenas...y las malas. Las resignaciones. Y aveces el exceso de costumbre o de valor. Es interesante como cambió, le daba miedo. Y de pronto le dio igual, y se aferró más a él. A ese él no tan importante, porque al fin y al cabo la estaba pasando bien y si el mundo mañana se termina...nada mejor que un beso de despedida para cerrar su noche negra de soledad.



nuevos comienzos de mi nuevo yo


miércoles, 5 de febrero de 2014

Otro más a la lista negra de mi conciencia

Es que no se que tenía que le encandilaba. La traiá  loca. No le hacía bien. Se rompía los sesos. ¡EY el no te quiere ni mierda!  ¡Callate Renata! es que a ella no le importa porque el masoquismo siempre fue lo suyo.Y el ya lo sabe. Se rie de ella, y de sus angustias baratas. Y lo sigue buscando, sabiendo que ni siquiera le lleva la pista.
Quizás son de mundos diferentes, quizás no quepa en el suyo. Pero es que le encantan tanto sus ojos grandes, que ya cayo en ellos un par de veces, como Alicia en Wonderland, inevitable. El es su país de las maravillas, y debe escapar a toda costa si quiere sobrevivir, si quiere salir al menos la mitad de cuerda de lo que es ahora. Ya lo odia por no hacer nada y tenerla atada a sí, igual que a muchas. Es su juego y se considera adicta. Debe deshacerse de eso que nunca tuvo. Porque el es para ella como una rara mezcla de estrellas, el ideal, pero ella para el no es nada. 

¡Callate Renata tu cuento es estupido!

(si, y tambien real)



de mi yo más confiado

martes, 21 de enero de 2014

Mi punto de vista

Solo. Único. Supervivencia ante el gentío. Solo en la isla de la creación, de la risa, del juego. Solo en el mundo del arte. Un polvo blanco envuelve mis manos también blancas. Nací para esto. Mi cuerpo esta hecho para esto. El público me grita, me aturde, me gusta. Convencido me muevo hacia delante, es el único lugar al que puedo ir. Me balanceo y la tomo por las manos.  A mi compañera. Mi punto de partida hacia algo grande. Hacia algo único, algo como yo. Desesperación y adrenalina, eso siento. Locura por continuar. Estoy algo loco pero me encanta la locura, porque me encanta ser libre. Es ahora o nunca. Todo se vuelve oscuro y callado por un instante. El instante más largo de mi vida.  Sentenciado a lograr la perfección en 5 segundos. Lo logro. Aplausos, gritos, chiflidos. Felicidad.
 Despierto y me pongo la ropa, los zapatos. Las luces se encienden y me apuro. Ya se escucha el murmullo de que algo esta por comenzar…

Es hora del show. Y yo, yo soy el acróbata.



de mi yo más confiado

follow me